0
0
0
s2smodern

martibatressenado_tw.jpg

El senador Martí Batres ha anunciado que presentará una iniciativa de reforma constitucional para incluir un tercer periodo de sesiones anual del Congreso de la Unión, del 1 de junio al 31 de julio. El motivo por el que el senador Batres quiere un tercer periodo es la falta de tiempo para desahogar la agenda legislativa. 

Por razones históricas, los órganos legislativos de todo el mundo no sesionan de forma permanente. Las legislaturas se descomponen años, y éstos en periodos de sesiones. 

En el texto original de 1917 se contemplaba que el Congreso de la Unión tuviese un solo periodo de sesiones: del 1 de septiembre al 31 de diciembre. La fecha de cierre de este periodo se redujo al 15 de diciembre en 1993, aunque al inicio del sexenio presidencial sigue siendo el 31 de diciembre. Y en 2014 se estableció que la fecha de inicio, en los años en que tome posesión un nuevo presidente, fuera el 1 de agosto. 

En 1986 se dispuso un segundo periodo de sesiones anual, que iniciaría el 15 de abril y concluiría el 15 de julio. En 1993 la duración de este periodo pasó a ser del 15 de marzo al 30 de abril. Y en 2004 la fecha de inicio se fijó el 1 de febrero, respetando la fecha de conclusión. 

Lo primero que pensé al escuchar la propuesta del senador Batres fue que sería más sencillo ampliar la duración del segundo periodo, de forma que iniciaran en enero y concluyeran en mayo. Sin embargo, después reflexioné que esto supondría que sesionaran durante las campañas electorales. Si las elecciones son el primer domingo de junio, durante mayo los diputados y senadores estarían más pendientes de las campañas que de su trabajo legislativo. Sobre todo, ahora que pueden reelegirse y van a tener que hacer campaña en ese mes. 

Sobre esta objeción hay que decir que, si las campañas duran noventa o sesenta días, dependiendo si se elige presidente de la República o no (art. 41, fracción IV, constitucional), durante el mes de abril ya hay campañas. Es decir, en el sistema actual no es necesario suspender las sesiones con motivo de las campañas.

No me opongo a que los legisladores trabajen más tiempo. Al contrario, me parece muy bien. Solo quiero formular algunas preguntas de la propuesta anunciada. Por ejemplo, iniciar el 1 de junio un tercer periodo puede tener unos inconvenientes. ¿Qué sucede si ese día es la elección? ¿Los legisladores acudirán a votar o a instalar el periodo de sesiones? Por otra parte, si cierran el periodo el 31 de julio, y el 1 de agosto inicia una nueva legislatura, ¿cómo va a instalarse el día previo la nueva legislatura? ¿No habrá problemas logísticos?